Soneto de papa y cebolla

 Cajas de cartón con papa y cebolla, 
 triste cartón que acompaña mi hambruna.
 Verdad que contra el hambre no hay vacuna, 
 solo filas para papa y cebolla.

 Pongo todo lo que tengo en una olla,
 mientras respiro aire y observo la luna.
 Ceno mis memorias una por una, 
 y la agridulce nostalgia me enrolla.

 Ya me levanto y saco la guitarra,
 olvido el vacío de cuarentena
 y canto como en mis tiempos de farra.

 Canto desvariando, con magra cena.
 ¿Cuanto quisiera yo comer mojarra,
 de esas que te fríen en Cartagena?

Soneto enviado como colaboración al proyecto: Poemas para la cuarentena. Un poemario virtual hecho en comunidad para sobrellevar el encierro. Al parecer nunca llegó a tiempo. Típico del año 2020 donde faltaron muchas cosas, y otras nunca llegaron. (http://poemasparalacuarentena.seattleescribe.org/)

Y ahora es su turno. Participe y deje su comentario por favor!